Investigación

Inicio / Agricultura pondrá en marcha un proyecto de investigación para optimizar la calidad y el precio del agua para regadío
Publicidad:

Agricultura pondrá en marcha un proyecto de investigación para optimizar la calidad y el precio del agua para regadío

Agricultura pondrá en marcha un proyecto de investigación para optimizar la calidad y el precio del agua para regadío
Sánchez Haro anuncia que el Ifapa liderará un programa para mejorar la eficiencia en el uso de este recurso y así mantener el liderazgo productivo
El consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Rodrigo Sánchez Haro, ha anunciado hoy en Almería la puesta en marcha de una estrategia dirigida a la optimización de la calidad y el precio del agua para regadío. El objetivo, para lo que se va a diseñar un programa de investigación, ensayos, transferencia y formación a comunidades de regantes, es poner a punto los mecanismos de mezcla de diferentes tipos de este recurso para riego, manejo y control en su distribución y aplicación para su adecuación a los distintos cultivos y sus fases. Así lo ha asumido, en respuesta a la solicitud de la Mesa del Agua de Almería, durante la clausura de la jornada ‘Eficiencia en el uso del agua y utilización de recursos hídricos no convencionales en cultivos hortícolas protegidos’, organizada por el Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera de Andalucía (Ifapa) en La Mojonera, un foro en el que ha destacado que la provincia aporta el 20% de todo el valor de la producción agraria andaluza pese a concentrar tan sólo el 8% de la superficie de regadío en la comunidad.

 

 

Sánchez Haro ha resaltado el hecho de, por cada metro cúbico de agua que se utiliza en invernadero, se obtiene el equivalente a entre 6 y 15 euros de producción, una cantidad que en los cultivos al aire libre es de 1,60 euros. Estas buenas cifras de Almería, según ha subrayado, son posibles gracias a unas explotaciones modernas y a unos sistemas de riego de precisión y automatizados muy eficientes. Un punto en el que ha afirmado que, para mantener este “liderazgo productivo”, es preciso que la investigación y la transferencia de tecnología en el riego de cultivos hortícolas protegidos sean constantes. De esta manera, desde su óptica, se puede hacer frente a la mejora de los recursos hídricos disponibles, manteniendo la calidad sin sobreexplotar los recursos gracias a la posibilidad de utilizar fuentes de agua que requieren gestión diferenciada -desalada o regenerada- o la aplicación de nuevas tecnologías de riego y automatización para la mejora de la eficiencia.

 

Rodrigo Sánchez ha indicado que todos estos retos se enmarcan dentro de las líneas de trabajo del Ifapa, contando precisamente en el centro de La Mojonera (lugar en el que se han celebrado estas jornadas) con una amplia experiencia a lo largo de los últimos 20 años, un conocimiento que se debe de transferir al sector con aplicaciones concretas. Además, ha recalcado la importancia de la labor de investigación y transferencia en el uso eficiente del agua, ya que “es una satisfacción ver de primera mano” la dedicación y los esfuerzos realizados para paliar, y tratar de resolver, uno de los más importantes retos actuales y de futuro, como es la gestión del agua.

 

 

El titular de Agricultura ha precisado que la Consejería ha realizado un gran esfuerzo para apoyar las inversiones en la modernización de explotaciones. En este sentido, se han puesto a disposición del sector hasta 129 millones de euros (incluyendo 20 millones de euros para invernaderos) para dar respuesta a la gran demanda inversora y para lograr unas estructuras más eficientes y sostenibles. Además, se han puesto en marcha unos incentivos a las comunidades de regantes (con 66 millones de euros) para inversiones en mejora de regadíos, nuevas instalaciones de riego y para aumentar la eficiencia energética de estos sistemas.

 

Más de un millón de hectáreas de regadío

Andalucía cuenta con más de un millón de hectáreas de regadío distribuidas por todo el territorio. En las últimas décadas esta superficie se ha incrementado principalmente en las zonas con más dinamismo agrícola, como Almería. En cuanto al empleo, dos tercios del empleo agrario y de la producción de la rama agraria andaluza se concentran en el regadío pese a que sólo representa el 33% de la superficie cultivada. Estas cifras son posible gracias a que los procesos de modernización de regadíos han tenido como efecto un incremento de la productividad y del empleo. De esta manera, las zonas andaluzas altamente modernizadas de cultivos intensivos han experimentado un aumento de la producción del 33% y del 28% en el empleo.