La opinión del agricultor

Inicio / EL DIA DE LA MARMOTA
Publicidad:

EL DIA DE LA MARMOTA

EL DIA DE LA MARMOTA
Estamos comenzando nueva campaña agricola y nuestro colaborador Gabriel Barranco nos hace una reflexion sobre el sector agricola de nuestra provincia. El esfuerzo del sector siempre lo hacen los mismos... los agricultores.

Comienza una nueva campaña y ya estamos todos liados con el trabajo, pero pongámonos a hacer un pequeño análisis sobre la innovación que han realizado los distintos actores del sector.

 

Si miramos en primer lugar al protagonista del sector, o sea el agricultor, vemos que sigue la misma filosofía de innovación que le ha llevado al lugar más alto del pódium nacional, innovando en materia de mejores estructuras, mejora de instalaciones, sistemas de ahorro de agua, etc.

 

Luego tenemos la parte de la industria auxiliar de la agricultura, como casas de semillas, fabricantes de plástico, lucha biológica, etc. Donde se sigue innovando en nuevas y mejores semillas, nuevos plásticos, innovadores tratamientos para los cultivos, etc. Claro a esas empresas no les queda más remedio que innovar o se los come la competencia. Algo normal en una sociedad de libre mercado.

 

Por último llegamos a la otra pata del sector agro que me ha dado pie al título, ¡EL GRAN SECTOR DE LA COMERCIALIZACIÓN!. Si echamos un vistazo a este sector vemos que la innovación en la gran mayoría de las empresas es “0” nada de nuevos productos (solo los impuestos por las casas de semillas a través de la gran distribución), nada de desarrollo en mejores empaquetados para alargar la vida del producto e ir a destinos más lejanos y atraigan a los consumidores (o sea plan de marketing), nada en automatización de procesos que permita reducir los costes para poder dar un mejor precio a los agricultores y tener mayor rentabilidad (basta con subir los costes y repercutirlos al agricultor), nada de innovación en sistemas de informáticos de gestión, etc.

O sea nada de nada.

Este nada de nada me ha hecho recordar a la película aquella en la que el protagonista, un periodista es enviado a un pequeño pueblo a cubrir el tradicional acto, en el que una marmota predice el fin del invierno, y este periodista está condenado a repetir cada mañana el mismo día sin que suceda o varíe nada.

Pues eso le pasa al sector de la comercialización, que campaña tras campaña sigue en un inmovilismo total, que nada tiene que ver con una economía de libre mercado.